¿Seguimos igual en la primavera de 2021? Este artículo fue escrito en junio de 2020 para LinkedIn.

Esta pandemia nos está afectando a todos, desde organizaciones a personas y nos va a seguir afectando. Muchas empresas han tenido que improvisar sobre la marcha, adaptándose a un modelo de trabajo poco implantado en nuestra sociedad: El teletrabajo.

La Empresa española en 2019 tenía un 4,8% trabajadores que lo hacían desde sus casas. En abril de 2020 uno de cada 3 ocupados han trabajado de forma telemática. El COVID-19 ha traído grandes cambios para nuestras empresas y estos han llegado para quedarse[1].

Adaptarse y ganar, los nuevos parámetros para la empresa española.

¿Calentando silla?

Los españoles trabajan una media de 1.695 horas cada año y, pese a estar entre los países que más trabaja (15 de 38 países analizados de todo el mundo), la productividad por hora trabajada se sitúa en el 31,5%.

Noruega es el país con mayor productividad, con un 79,9%, y el tercer que menos horas trabaja. Por detrás, entre los países más productivos también destacan Suiza (57,9%) y Dinamarca (55,3%).

Como podemos ver en el mapa el teletrabajo está muy implantado en los pasíses del norte de Europa, con unos porcentajes que en algunos caso triplica nuestra media. Nuestro entramado empresarial siempre ha valorado el control presencial y ha visto con desconfianza el teletrabajo. ¿En España siempre ha estado bien visto: calentar silla[2]?

EL coronavirus ha impuesto un cambio cultural para la empresa: La eficiencia, productividad, autonomia y rentabilidad los nuevos paradigamas para el desarrollo post pandemía.

Nuevos valores laborales.

Conciliación.

Flexibilidad.

Autonomía y decisión

Las nuevas generaciones (nativos digitales) valoran la concialización, la flexibilidad horaria, la autonomía y toma de decisiones como algo imprescindible tanto para sus trabajos como para su desarrollo personal. Consideran a la empresa como una organización más participativa, dónde la suma y la cooperación crea un mayor beneficio para todos.

No todas las empresas pueden hacer teletrabajo y antes de implantar este modelo hay que ver que necesidades y/o beneficios según nuestro sector podemos aplicar para que nuestra empresa tenga mejores rendimientos.

Ventajas para la empresa

Aumenta productividad de los trabajadores.

Ahorro de costes mobiliario.

Mayor control de los trabajadores.

Mayor control del trabajo realizado.

Mayor número de profesionales (freelands)

Innovación tecnológica de la empresa.

Reducir costes y seguir trabajando, la empresa no puede parar. Para llevar este cambio relamente hace falta un cambio cultural tanto para las empresas como para los trabajadores. Trabajar en casa tampoco es fácil y tambien puede tener sus desventajas.

Desventajas para la empresa

Cambio de organización de la empresa a todos los niveles.

Implantación costes nuevas tecnologías.

Mayor dificultad trabajo en equipo.

Reeducar y formar.

Trabajadores en contra de este nuevo sistema.

La crisis del Coronavirus no ha llegado a su fin. Están apareciendo nuevos rebrotes y se preeven nuevos confinamientos hasta que no llegue una solución a esta pandemia. El gobierno ya está redactando el anteproyecto de Ley sobre el teletrabajo para dar una base jurídica a esta nueva situación.

Este nuevo modelo ha llegado para quedarse y las empresas tendrán que hacer una revisión de toda su organización, revisando costes, ventajas y desventajas de este nuevo modelo laboral para que el entramado empresarial mejore y siga funcionando. Existe la tecnología y ya sea por obligación la sociedad tendrá que adaptarse a todos los niveles.

¿Crees que la empresa española ha mejorado durante este año?

[1] https://thepowermba.com/es/business/guia-del-teletrabajo/

[2] https://www.europapress.es/economia/laboral-00346/noticia-espanoles-europeos-mas-horas-trabajan-ano-productividad-menor-20180614122314.html

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.